Una fecha para no olvidar…

EL 2 DE MAYO DE 1808 – UNA FECHA PARA NO OLVIDAR

El 2 de mayo de 1808, al despuntar el alba, grupos de madrileños comenzaron a congregarse frente al Palacio Real. La multitud estaba al tanto de los planes de los soldados franceses de llevarse al infante Francisco de Paula, último miembro de la familia real presente en Madrid, junto con el resto de la Familia Real, a Francia. Ante el grito de José Blas Molina «¡Que nos lo llevan!«, una parte de la muchedumbre asaltó las puertas del palacio.

Este episodio histórico, caracterizado por la valentía y la resistencia del pueblo madrileño ante los abusos de los ocupantes franceses, ha sido abordado en numerosos textos literarios. Entre ellos se destacan obras como «El 19 de Marzo y el 2 de Mayo» de Benito Pérez Galdós, «Un día de cólera» de Arturo Pérez-Reverte y «La Guerra de la Independencia» de Gérard Dufour. Estos libros, que tengo a mi alcance en el librero del salón de mi casa, han contribuido a mi comprensión de estos eventos históricos.

En particular, la pluma de Benito Pérez Galdós nos sumerge magistralmente en los acontecimientos, capturando la esencia de los escenarios y personajes de la época. Pérez-Reverte, por su parte, en «Un día de cólera«, reflexiona sobre la ira de un pueblo y la determinación de una nación, destacando las circunstancias dramáticas en las que el pueblo español se levantó contra el invasor.

La revuelta del 2 de mayo, liderada por Daoíz y Velarde y seguida por el pueblo de Madrid, marcó el inicio de la insurrección armada que desencadenó la Guerra de la Independencia española. Este levantamiento provocó una ola de indignación y llamamientos públicos a la lucha contra la ocupación francesa.

¡GLORIA ETERNA A LOS HÉROES DEL 2 DE MAYO!