Triste Verdad…

TRISTE VERDAD IV

 EL GENOCIDIO DE GAZA

 

El ambiente huele a humos,

A pólvora, a polvos del desierto, a destrucción,

A sangre de mujeres y niños.

A muerte…

Los medios de prensa nos traen una dolorosa, cruel matanza de indefensos gazatíes hambrientos en busca de algo que llevarse a la boca, algo que darle de comer a sus hijos. El ejército de Israel dispara contra la multitud que recogía comida y el resultado es de más de 100 muertos en Gaza.

Los hechos tuvieron lugar a primera hora de la mañana de ayer 29 de febrero, en Rachid, una calle que transcurre en paralelo a la playa, en la Ciudad de Gaza, señalan los medios. El dolor, la destrucción, la sangre y la muerte de mujeres y niños, llenan las cifras inimaginables de mas de 30,000 muertes en lo que va de invasión, asentando el grito universal de GENOCIDIO, jamás imaginado a estas alturas del siglo XXI.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA) ha dejado de introducir ayuda humanitaria, después de que una muchedumbre hambrienta asaltase los camiones la semana pasada. Y las organizaciones califican de catastrófica, la crisis alimentaria. Las voces del desamparo gritan en el norte de Gaza, arrasada, en Yan Junis, destruida, o en Rafah, donde más de la mitad de los 2,3 millones de gazatíes, esperan un nuevo y anunciado desplazamiento forzoso de cara a la invasión de la zona.

Casi un 20% de los bebés menores de dos años están gravemente desnutridos, dicen las Organizaciones humanitarias y sanitarias de Gaza. Un 3% tienen una desnutrición severa.

¿Qué más tiene que suceder, para que se detenga este GENOCIDIO, para que se obligue por la ONU, un ALTO EL FUEGO, y la despiadada destrucción desaparezca para el pueblo palestino?

¡El alto el fuego inmediato es indispensable!

 Santander, 1º de marzo de 2024