Otra de libros…

MIS IMPRESIONES SOBRE EL LIBRO

EL DOS DE MAYO

de Benito Pérez Galdós

Editorial LIBSA – ISBN: 978-84-662-1876-4

SINOPSIS

Gabriel de Araceli es el protagonista de los dos episodios nacionales que componen este volumen “El 19 de marzo y el 2 de mayo” y “Bailen” son la crónica de los sucesos que propiciaron el levantamiento de un pueblo, el español, ante la invasión y la imposición de un régimen ajeno, el francés.

La historia de Gabriel, gaditano, y su amor por la bella Inés servirá a Don Benito Pérez Galdós para relatar los diversos cuadros costumbristas que componen el preludio de la “Guerra de la Independencia”.

El motín de Aranjuez contra Godoy, la esperada y enfervorecida llegada a Madrid de Fernando VII y el engaño francés, el levantamiento popular ante el secuestro del infante Don Francisco y la heroica resistencia del teniente Ruiz, los capitanes Daoíz y Velarde en Monteleón son algunos de los escenarios históricos del primer relato.

Por otra parte, en el segundo episodio se narra cómo el 19 de julio de 1808 tiene lugar la primera derrota de las tropas invasoras y el general francés Dupont se rinde al español, general Castaños en Bailen.

Nuestro protagonista, por su parte, continúa persiguiendo el rastro de su enamorada y en su búsqueda de merecimientos para ser digno de ella se dispone a luchar en la batalla acompañando a Don Diego de Rumblar.

MIS IMPRESIONES

En los días de abril me tomé de mi librería este libro que contenía dos de los episodios nacionales de Benito Pérez Galdós: “El 19 de marzo y el 2 de mayo” y “Bailen”, con el fin de refrescar la memoria, y actualizarme para mis andaduras por Madrid, volver a recorrer los rincones de aquellos trágicos hechos y poderlos “revivir” con cierta conciencia de los mismos, y sus heroicas conductas…  En especial el episodio de “El 19 de marzo (sucesos de Aranjuez) y el 2 de mayo (y sus convulsas revueltas populares contra las tropas ocupantes francesas)” (https://www.jorgeacapote.com/una-fecha-para-no-olvidar/) . La pluma de Benito Perez Galdós, nos transporta con genial maestría a estos escenarios, con sus características de escritor, que Martí que conoció a Benito Perez Galdós, el escritor canario, de cuya obra dijo: […] “la obra de Pérez Galdós es transparente como él mismo, ajustada como un espejo a reflejar el lenguaje como un herrero, a fuego y martillo para moldearlo y colocarlo en interés de escritor. La obra de Galdós es como agua clara que corre entre guijas” (José Martí, Obras Completas, tomo 21, Editorial Ciencias Sociales, La Habana 1975, pág.69) . El 19 de marzo y el 2 de mayo son dos fechas muy significativas en la historia de España. El motín de Aranjuez y la toma de Madrid por el ejército napoleónico son los hechos que las identifican.

Del primer episodio, 19 de marzo…:

El libro está ambientado en la España de 1808. El autor se inventa varios personajes y los enmarca en los sucesos históricos que ocurrieron de marzo a mayo de aquel año (1808):

  • La crisis económica propiciada por el cuantioso gasto de la guerra contra los ingleses, que había dejado el heraldo maltrecho.
  • La entrada de los franceses en España, con el engaño de invadir Portugal.
  • La debilidad de Carlos IV y la conjura de su hijo que provocaron las revueltas de Aranjuez (porque pensaban que los reyes iban a huir a América).
  • El pueblo, orquestado por la aristocracia afín a Fernando VII, asaltó el Palacio de Godoy en Aranjuez acabando con él e hicieron abdicar a Carlos IV en su hijo Fernando VII.

Del primer episodio, 2 de mayo…:

Trata de la revuelta del 2 de mayo contra los franceses, encabezada por Daoíz y Velarde (https://es.wikipedia.org/wiki/Daoiz_y_Velarde) , seguida por el pueblo de Madrid y brutalmente aplastada por los franceses, con grandes represalias. Y dando comienzo con el bando de Mostoles (https://es.wikipedia.org/wiki/Bando_de_los_alcaldes_de_M%C3%B3stoles#) a la Guerra de la Independencia.

La manera que tiene el autor de detallar los sucesos es muy precisa, históricamente hablando. La descripción de los personajes y el entorno que les rodea, es muy minuciosa con precisión de la expresión de los personajes y sus movimientos, en cada momento. Inserta con gran acierto, aunque con cierta lentitud narrativa la historia de amor entre Inés y Gabriel, los dos personajes principales de este episodio, alrededor de los cuales arma la trama y el desarrollo del episodio.

Además de la pericia de Galdós para narrar con emoción y ritmo acontecimientos tumultuosos y batallas épicas (pocos autores son capaces de dar semejante tensión y vivacidad a esas escenas) en este Episodio Nacional vuelve a destacar su buen sentido del humor; un contrapunto a la tensión dramática de los acontecimientos que el lector agradece por el ingenio y la sonrisa. La visita a Godoy de don Celestino y Gabriel, para leerle un poema en latín el primero y en busca de una colocación el segundo, es muy buena. O las continuas puyas del autor a los Requejo y los retratos que de ellos hace, así como del habla del pueblo bajo (insuperables los zamacucos y los tragones de la señora Ambrosia) son notas de humor que se contraponen a la tristeza general de una monarquía inútil y mezquina, un pueblo que siempre sufre las peores consecuencias o la decadencia y la pérdida del ideal de aquella Revolución Francesa de la liberté, égalité, fraternité que un día tuvieron por noble bandera las tropas bonapartistas que lucharon contra el absolutismo europeo (qué tristeza y qué horror acabar fusilando a ciudadanos inocentes y desarmados, y acabar siendo tan tirano como aquellos a los que has combatido en el pasado en el nombre de la libertad y la justicia).

Muchas obras de arte recogen los momentos dramaticos vividos en estos dos momentos en la historia de España, pero ninguno con la fuerza, dramatismo y especial sensibilidad que los cuadros de Goya del Museo del Prado: “El dos de mayo en Madrid – o la carga de los mamelucos” y “Los fusilamientos – del tres de mayo en Madrid” que en una carta, el propio Goya lo describe: Siento ardientes deseos de perpetuar por medio del pincel las más notables y heroicas acciones o escenas de nuestra gloriosa insurrección contra el tirano de Europa”.

…un mirar asi entre tarde y noche, como de ojos que miran y no miran”. Es una de las expresiones de Galdós de las muchas que adornan sus Capítulos… o ésta de “poseia la presteza del saurio y la flexibilidad del ofidio”,  o la de “cuando los santos hablan, será porque Dios les habra dado licencia”… todas insertadas sabiamente en parrafos o estrofas de especial tensión o significado.

En el segundo de los Episodios Nacionales, insertados en la segunda parte del libro: “Bailen[1]. Para algunos los Episodios Nacionales no son, precisamente, el mejor exponente de la literatura de Benito Pérez Galdós, sin embargo, para mí, además de constituir unas lecciones amenas y críticas de la Historia de este país, no puedo evitar encontrar en estos Episodios el fantástico dominio de su autor sobre los recursos narrativos y novelescos. Y no me refiero solo a los recursos formales sino también a las estrategias narrativas para contar siempre con la atención del lector: un ritmo continuado, el dominio del clímax y el anticlímax (los momentos más enervantes y dramáticos de la batalla de Bailén salpicados por la lectura sentimental de las cartas de Gabriel), la alternancia de humor/acción/suspense, etc.

He disfrutado especialmente esta segunda parte de Bailen, pues además de los capítulos “cómicos” (mítico el encuentro entre Malespina y el tío de Amaranta) el suspense, y hasta los románticos. Galdós dispara con pólvora en Bailén: contra la Inquisición, contra los abusos de la Iglesia, contra la monarquía absolutista de los Borbones, contra el anquilosamiento y la injusticia de la retrograda nobleza española, rompiendo una lanza a favor de la igualdad de todos los ciudadanos. Unos ciudadanos que, por cierto, están dejándose la vida (literalmente) por la libertad de su país. Y como remate final, la brillantísima metáfora de un estúpido noble español (ese mayorazguito), símbolo del atraso de un país todavía feudal, huérfano de la Ilustración por cortesía de la Inquisición y la monarquía y su corte, como bufón de unos ciudadanos del mundo que en su día tuvieron la Marsellesa como un himno a la libertad y a la igualdad social[2].

De seguro cualquier lector de Galdós sabe que no hay lugar para el aburrimiento, por la habilidad de su narrativa y la combinación de historia con ficción, con gran facilidad para reflejar las ideas y mentalidad de sus personajes; el manejo de la ironía y las risas.  Galdós no necesita de Premio Nobel, Príncipe de Asturias, ni ninguno de esos galardones tan poco acertados últimamente – me decía un amigo hace poco, con mucha razón – para ser uno de los más importantes escritores en lengua española del siglo XIX.

He disfrutado con la lectura de este libro, casi dos, porque Galdós logra recrear en él, novelescamente engarzados, la totalidad de la compleja vida de los españoles —guerras, política, vida cotidiana, reacciones populares— del agitado siglo XIX, abordando temas de difícil y compleja comprensión, como la importancia e influencia del clero en el vulgo, las diferencias de clases, la aparición temprana de ideas republicanas en contra o detrimento de la monarquía.

JACA – Santander, mayo de 2024

Referencias:

[1] Bailén es la cuarta novela de la primera serie de los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós

[2] Tomado como base del blog Serendipia. https://serendipia-monica.blogspot.com.es/