Otra de libros…

MIS IMPRESIONES SOBRE EL LIBRO

LA ERA DEL CONSPIRACIONISMO –

Trump, el culto a la mentira y el asalto al Capitolio”

de – Ignacio Ramonet

XXI – Siglo veintiuno editores – Clave Intelectual (2022) – ISBN: 978-84-126048-2-5

SINOPSIS

Entre todas las incertidumbres del presente, una certeza se abre paso: con el siglo XXI empezó una nueva era, la era del conspiracionismo. El 6 de enero de 2021, el mundo asistió azorado a un acontecimiento que parecía irreal: cientos de fanáticos portando hachas, cuernos vikingos, bates de béisbol y banderas confederadas– irrumpieron en el Capitolio norteamericano para impedir que se proclamara el triunfo de Joe Biden en las urnas.

Para el autor de este libro, el asalto al Capitolio fue un parteaguas, el resultado visible e inquietante de la legitimidad y el poder de movilización que ha alcanzado en nuestra sociedad la cultura de la mentira. Estas páginas cuentan cómo se pueden construir millones de conspiracionista en todo el mundo, cuando una verdadera industria de fake news y oscuros activistas digitales se combina con la experiencia personal de pobreza y falta de oportunidades para lograr que cada vez más personas se convenzan de mentiras infundadas y defiendan teorías insólitas.

Con su prosa ágil e incisiva, Ramonet sostiene que es hora de tomar en serio a estas minorías intensas, que hasta hace poco parecían grupos de marginales paranoicos y hoy se organizan a nivel internacional, ocupando posiciones de poder sin que el sistema político encuentre los anticuerpos para combatirlas.

Mientras tanto, por debajo, las ideas racistas y violentas inspiran la formación de milicias y la “justicia” por mano propia.

El extremismo ya no es una distopía de ficción; ha comenzado una nueva era.

MIS IMPRESIONES

Las referencias que inundan mis recuerdos de Ramonet son muchas, pero en especial sus libros “Fidel Castro – Biografía a dos voces” (2006) y “Cien horas con Fidel – Conversaciones con Ignacio Ramonet”, del mismo año. Dos producciones de un periodo en que largas entrevistas con Fidel entre 2003 y 2005, le dieron sustancia para publicaciones varias, en artículos y libros de temas conversados y analizados. Atraen la agudeza y pertinencias de las preguntas y, la profundidad, franqueza y hondura de las respuesta.

Hoy no tengo ante mi a ninguno de los dos volúmenes anteriores de más de 700 páginas, si no “un breve” ejemplar de 200 páginas, en las cuales el autor analiza el fenómeno actual de la posverdad, las fake news y su explotación por la ultraderecha. Disecciona el papel de las redes sociales y la comunicación entre otros escenarios, el de la guerra de Ucrania.

El asalto al Capitolio en Washington D.C., del 6 de enero de 2021, le sirve de inicio de este libro que ha denominado: “La era del conspiracionismo”, mostrándonos que tanto en EE.UU., como el resto del mundo occidental, internet y las redes sociales, vendidas desde su inicio como la expresión máxima de la democratización de la información, en realidad son presas de bulos y/o fake news de los intereses de la derecha y extrema derecha.

Hoy, las principales vías de la información y del conocimiento son las redes”, nos dice el periodista Pascual Serrano en un artículo sobre el libro de ctxt.es[1] y subraya en un recuadro: “Con las redes sociales, lo que era una promesa de libertad de información se ha convertido en una pesadilla”.

Las redes sociales no están hechas para informar, sino para emocionar. Para opinar, no para matizar. En las redes sociales circulan muchos textos y documentos de calidad, testimonios, análisis, reportajes, etc., que retoman y manipulan en su interés.

En una pregunta al autor sobre ¿Por qué la extrema derecha es quien mas se beneficia del triunfo de las redes sociales?, responde: “Es la consecuencia de la crisis de la verdad o de la nueva cultura de la mentira que difunden precisamente la redes, Y la impotencia de los grandes medios clásicos (radio, prensa escrita y televisión) para restablecer la verdad. En nuestras democracias, poco a poco, ha emergido una radical desconfianza de muchos ciudadanos respecto a la lectura de la realidad que proponen los cuatro principales pilares de la racionalidad social dominante: los medios de masas, las elites políticas, los actores culturales y los analistas universitarios. Cuando por proceder de las elites dominantes, deberían ser profundamente sospechosas. Nos lleva a una pregunta: “¿Por qué tanta insistencia en querer demostrarme y convencerme de que tal cosa es así?”.

Por eso el autor recomienda: Seguir apostando por la verdad. Desconfiar, Ser muy precavido. La mayoría de las imágenes y los videos, están manipuladas. Antes de difundir, verificar. Verificar las fuentes. Para las imágenes usar las “búsquedas inversas”, recomienda el autor.  Porque “compartir una mentira, te convierte en mentiroso

Sobre Donald Trump y los Estados Unidos, el autor, precisa: “Los juicios recientes contra él y sus sucesivas condenas no parecen haber afectado su popularidad. Sigue siendo el candidato mejor valorado por las encuestas para ganar las primarias de su partido y ser el candidato republicano para las elecciones presidenciales de 2024”.  Trump aclara el autor, dominó el espacio publico a base de una relación directa vía Twitter, de que su gobierno sería el “gobierno del pueblo para el pueblo”.

Manipulando la verdad, usando el poder de los símbolos, de la oratoria, de las imágenes y de las redes sociales. “Sus victorias – les dijo a sus electores-, no fueron triunfos para ustedes”. Se presentó como el salvador y refundador de la patria: “Vamos a estar protegidos por Dios”, prometió, como si Dios mismo se lo hubiera garantizado. Mas que una autoridad indiscutible, el ególatra republicano, quiso ser un mito que dirigía el país envuelto en una aureola de narcisismo.

Formuló grandes eslóganes simples, concretos y conmovedores: “Seré el mayor creador de empleos que Dios inventó”, salpicados de racismo: “Cuando Mexico envía a su gente aquí, envía gente que está trayendo drogas, trayendo crimen y son violadores”. Supo imponer fórmulas y clichés (“¡Hagamos America grande de nuevo!”, “¡Soy el presidente de la ley y del orden!”, “¡Construyamos el muro!” … ). Verdaderos mantras que sus seguidores repetían hasta la saciedad, asfixiando cualquier cuestionamiento crítico.

Trump representa una amenaza para la unidad de Estados Unidos y el peligro de guerra civil” afirma rotundamente el autor.

El autor dedica una parte del libro a la “guerra cognitiva” o militarización de las ciencias del cerebro. En el que hace referencia al estudio del contraalmirante francés François du Cluzel, Cognitive Warfare (https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_centrada_en_redes), financiado por la OTAN[2], que expone lo siguiente: “Si bien las acciones realizadas en los cinco dominios (terrestre, marítimo, aéreo, espacial y cibernético) se ejecutan para obtener un efecto sobre lo seres humanos, el objetivo de la “guerra cognitiva” es convertir a cada persona en un arma”. Los seres humanos son ahora el dominio en disputa. El objetivo es piratear el individuo aprovechando las vulnerabilidades del cerebro humano, utilizando los recursos mas sofisticados de la ingeniería social en una mezcla de guerra psicológica y guerra de la información. “El cerebro será el campo de batalla de este siglo XXI”.

En esta misma parte el autor en su libro hace algunas referencias, a la Guerra de Ucrania, señalando que con ella emerge una nueva dimensión emocional, un nuevo frente de la batalla comunicacional y simbólica que hasta entonces no existía. Por primera vez, Google saca de la plataforma a medios del “adversario ruso” como RT (Russia Today) y Sputnik. Mientras que Facebook e Instagram declaraban que tolerarían “mensajes de odio” contra los rusos. Twitter por su parte redujo los contenidos de medios afiliados a Moscú, mientras que no lo hizo con los que apoyaban a Ucrania y la OTAN, poniendo en evidencia la hipocresía sobre la supuesta libertad de expresión o sobre la neutralidad de las redes.

Washington, como en la época del macartismo y la “caza de brujas”, enroló a los nuevos actores de la geopolítica internacional, o sea, a las megaempresas del universo digital: las GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon, y Microsoft…) cuyo valor en Bolsa es superior al Producto Interno Bruto (PIB) de muchos Estados del mundo, se retiraron de Rusia y se alistaron voluntariamente en la guerra contra Moscú.

Las redes sociales hacen hoy, lo que siempre hicieron los grandes medios en casi de guerra, que se alineaban con uno de los beligerantes y abandonaban todo sentido critico para comprometerse unilateralmente y defender los argumentos de una sola de las potencias enfrentadas. Lo cual confirma que los verdaderos medios dominantes hoy, los que imponen efectivamente el relato, son las redes sociales.

La era del conspiracionismo…” es un pequeño gran libro, que por mucho que lo intentado no he podido abarcar en estas líneas todo el alcance que me produjo hasta  incluso en su epilogo, donde su autor, relata a modo de ensayo, un caso típico de una ciudadana del Midwest, concretamente de uno de los 88 condados de Ohio, Margareth, de mediana edad, típica de la región de educación básica y costumbres muy habituales en esa capa de ingresos irregulares y carestías clásicas, donde la precariedad impera. El relato muestra los diálogos y escenas de la “joven con un buen vaso de puro bourbon barato Four Roses sin hielo y la música a máximo volumen, con un tremendo cabreo, tumbada en un sofá mugriento, terminó de liar un porro de marihuana Purple Orange … y se puso a conversar en videollamada, por la red social Telegram, con uno de sus nuevos amigos de QAnon, un sureño treintañero de Pearson, Georgia, llamado Bryan, barbudo pelirrojo y miembro activo de los proud boys” … Unas escenas de cuyo relato no puedes apartarte, porque reflejan escenas y diálogos clásicos entre Maggie y Bryan, a la vez son la cruda realidad de una parte importante del pueblo norteamericano.

JACA – Santander, abril de 2024

Referencias

[1] https://ctxt.es/es/20230701/Politica/43571/entrevista-ignacio-ramonet-pascual-serrano-redes-sociales-trump-guerra-ucrania-conspiracion.htm

[2] nato.int/docu/Review/articles/2021/05/20/countering-cognitive-warfare-awareness-and-resilience/index.html