Natividad hoy…

Los Días Tristes de las Fiestas de Navidad: Un Análisis Sociológico

La temporada navideña es ampliamente celebrada como un momento de alegría y unión familiar. Sin embargo, detrás de las luces brillantes y la música festiva, existe una realidad menos explorada: los días tristes de las fiestas. Los sociólogos ven en este fenómeno, las razones detrás de los sentimientos melancólicos que algunos experimentan durante esta época del año.

Las festividades navideñas a menudo vienen acompañadas de altas expectativas sociales, que pueden generar presiones significativas, desde regalos perfectos hasta reuniones familiares idílicas. El contraste entre estas expectativas y la realidad puede llevar a sentimientos de tristeza y decepción. “En buena parte del mundo las Navidades coinciden con una época de bajas temperaturas y considerables precipitaciones. Lo que en las películas navideñas puede resultar entrañable supone para muchas personas una fuente de apatía, cansancio y melancolía”. Y sigue diciendo el articulo “Las Navidades nos ponen triste porque nos recuerdan la infancia, tal vez reflejada en la sonrisa de nuestros hijos […] y aunque los recuerdos son inevitables, tal vez de seres queridos que ya no están, no revivas un pasado que ya no volverá, vive el presente” [1]

Estoy dentro de los que “borrarían estas fechas” del calendario y, cuál fue mi sorpresa al conocer que somos muchos los que albergamos esos sentimientos en lo mas profundo de nuestro ser.  Cuando se almacenan recuerdos y sentimientos afectivos, nostalgias e incertidumbres – que hoy abundan – no puede esperarse que estas sensaciones estén ausentes de nuestro yo.

La soledad es una realidad que afecta a muchas personas durante la Navidad. Factores como la distancia de la familia, la falta de amigos cercanos o la ausencia de seres queridos Síndrome de la silla vacíapueden intensificar la sensación de aislamiento durante esta temporada aparentemente festiva.

La presión económica asociada con las compras de regalos, decoraciones y cenas festivas también puede contribuir a los días tristes de las fiestas. Estudios sociológicos han examinado cómo el estrés financiero durante esta época del año puede afectar negativamente la salud mental de las personas y provocar sentimientos de ansiedad.

En uno de los ejemplares de la Revista de Psicología Ambiental, de hace algunos años, leí sobre el “impacto de las decoraciones navideñas y otras señales” en nuestra conducta personal.

En EE.UU., es habitual que en estas fechas se hagan concursos de adornos navideños, que realmente son verdaderas obras de arte. Recuerdo en varias oportunidades en Ohio, donde vivía entonces mi hermano y su familia, recorríamos por las carreteras comarcales nevadas para ver los adornos de las fachadas y jardines de las casas, verdaderas obras de arte, que según me relataban, le dedicaban varios meses en su gestión y montaje.

Aunque las reuniones familiares son una tradición navideña, no siempre son fuente de alegría para todos. Las tensiones familiares, las disputas y las expectativas no cumplidas pueden convertir estas ocasiones en momentos difíciles para algunos de los participantes.

En un artículo sobre la temática, leído del psicólogo Bernardo Peña, decía “sentir tristeza en Navidad es cada vez más habitual[1] y puntualiza: “Cada persona vive el periodo navideño a su manera, según sus circunstancias”, y precisa más adelante: “Lo peor de todo, es que hay personas que se sienten obligadas a adaptarse a un guion preestablecido acerca de como tienen que ser las celebraciones en estas fechas”. ¡Horrible!, porque en no pocas veces he tenido que verme en esa tesitura.

Las personas más ricas de corazon, con mayor fuerza de espiritualidad en estas fechas y festividades – agrego yo – nos hacen gratos recuerdos espirituales y no de las bellezas y cosas materiales con las que celebramos las fiestas.

Llenemos de espiritualidad y fuerzas de Fe, estas fechas que nos recuerdan la conmemoración del nacimiento – natividad[2] – de Jesus, su humildad y pobreza, que engrandece y eleva nuestro espíritu.

En España, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), hay cerca de 5 millones de personas viviendo solas, de las cuales más de 2,1 millones tienen 65 años o más (un 43,6%), la gran mayoría mujeres (un 70,9%). Si se compara con los datos del año 2019, el número de personas que viven solas ha incrementado un 2%, 96.200 personas más. Con el mismo pretexto, la Cruz Roja informa que un 27% de las personas atendidas por la institución no reciben visitas casi nunca y un 23% no tiene a nadie con quién hablar o contarle sus problemas.

 Jorge A. Capote Abreu

Santander, 19 de diciembre de 2023

Referencias:

[1] https://lamenteesmaravillosa.com/tristeza-en-navidad/

[2] La natividad o nacimiento de Jesús se describe en los evangelios bíblicos de Mateo y Lucas. La natividad es la base de la festividad cristiana de Navidad el 25 de diciembre y juega un papel importante en el año litúrgico cristiano.

[3] https://www.publico.es/psicologia-y-mente/por-que-nos-ponen-tristes-las-navidades/