Mayor riesgo de deterioro cognitivo…

EL AISLAMIENTO SOCIAL Y SUS EFECTOS PSICOLOGICOS

Acabo de leerme un artículo de neurocientíficos de la Universidad de Yale de cómo establecer relaciones interpersonales a partir de la madurez, con valiosas sugerencias de conducta y actuación en ese empeño.

El aislamiento social es un fenómeno que ha adquirido una relevancia, sin precedentes, en la sociedad contemporánea. La creciente dependencia de la tecnología, el estilo de vida acelerado y la pandemia de COVID-19 han contribuido a un aumento en la soledad y el aislamiento social en todo el mundo.

Causas del aislamiento social

El aislamiento social puede ser resultado de diversas causas, entre las que se incluyen:

  • Tecnología y redes sociales: Aunque las redes sociales nos conectan virtualmente con otros, también pueden generar un aislamiento real. La sobreexposición a las pantallas y la falta de interacción cara a cara pueden debilitar las habilidades sociales y llevar a la soledad.
  • Estilo de vida moderno: La vida ajetreada, la búsqueda constante de éxito y la falta de tiempo para el contacto social pueden llevar a una sensación de aislamiento.
  • Problemas de salud: Las personas con enfermedades crónicas o discapacidades a menudo experimentan aislamiento, debido a las limitaciones físicas que dificultan la interacción social.

Y sin dudas, la pandemia de COVID-19, que nos obligó a la necesidad de distanciamiento social y confinamientos, ha exacerbado en todo el mundo con su innegable impacto significativo, en la salud mental de las personas.

Consecuencias del aislamiento social

Los expertos en las diferentes ramas de las ciencias médicas coinciden, que el aislamiento social puede tener graves consecuencias psicológicas en el ser humano, destacando: La depresión y ansiedad, fijando entre sus principales causas la soledad crónica, tristemente clásica en las personas de edad avanzada, con sus consecuencias en el estado de ánimo. La falta de interacción social y apoyo emocional puede llevar a sentimientos de desesperanza y aislamiento emocional.

Otras de las zonas que preocupan a los especialistas en Gerontología, Psiquiatría o Psicología de mayores, son los problemas de autoestima, que provocan la falta de interacción social, lo que a su vez puede afectar negativamente la confianza en uno mismo.

Los expertos nos alertan de una de las posibles consecuencias del aislamiento social y así lo han subrayado, es el mayor riesgo de deterioro cognitivo en la vejez, incluyendo un mayor riesgo de demencia.

Numerosos estudios han demostrado que el aislamiento social es un predictor de mortalidad, enfermedad psiquiátrica, deterioro cognitivo y físico en ancianos. Desgraciadamente favorece a ello, en muchos casos, la hipoacusia, asociada a la edad, que es un déficit funcional con disminución de la inteligibilidad y la discriminación de la palabra hablada, sobre todo en ambientes con niveles de ruido superiores a los 55 dB[1].

Muchas son las estrategias que nos recomiendan los expertos para combatir el aislamientos social, y son:

  • Fomentar la conexión social: Mantener relaciones significativas con amigos y familiares es esencial. La comunicación regular a través de llamadas telefónicas, videoconferencias o visitas en persona puede ser una fuente de apoyo emocional.
  • Participación en actividades sociales: Unirse a grupos, clubes o actividades en línea o en la comunidad puede ayudar a conocer a nuevas personas y construir relaciones significativas.
  • Mantener una rutina saludable: La adopción de hábitos de vida saludables, como el ejercicio regular y una alimentación equilibrada, puede mejorar la salud mental y emocional.

El aislamiento social es un problema de creciente preocupación en la sociedad moderna, con profundas implicaciones para la salud mental y física de las personas. Abordar este problema requiere un esfuerzo conjunto de individuos, comunidades y gobiernos para fomentar la conexión social y brindar apoyo a quienes lo necesitan. Debemos trabajar juntos para superar este desafío y promover la salud y el bienestar en nuestras sociedades.

Dr. Jorge A. Capote Abreu

Referencias:

[1] Nivel propuesto por la OMS, 55 dB ambiente.