LOS SANFERMINES

SONY DSC

EL ENCIERRO DE LOS SANFERMINES

¿Una insensatez o temeridad?

Un amasijo de gente vestidos de blanco con pañoleta y/o cinturon rojo que despierta pasiones sin una motivacion mayor a la generacion de adrenalina a grandes caudales. Grandes titulares llenan la prensa nacional y algunas de otros lares: «Intenso, emocionante y bullicioso«, «Rápido, limpio y multitudinario» y asi como titular mas espectacular, llamando cual reclamo publicitario a este acertijo de juego cruel.

El encierro es una carrera gratuita de 875 metros delante de seis toros salvajes (aunque a veces los salvajes parecen los corredores) y seis cabestros que guían a la manada por el recorrido hasta la plaza de toros. Se celebra en Pamplona (Iruña en euskera) cada día durante las fiestas de San Fermín. Todo se acondiciona en la bella capital de la Comunidad Foral de Navarra para celebrar la legendaria fiesta que ha encajado mas, en tradición popular, que las peregrinaciones de épocas medievales del Camino de Santiago, de la que es su primera ciudad o, su recinto amurallado, con preciosos parques y jardines, a casi 450 metros sobre el nivel del mar. Fue fundada por Pompeyo en el 74 a.C., y aunque su patrón es San Saturnino, lo que le identifica mundialmente son las fiestas de julio por San Fermín. Visigoda y Musulmana, entre los siglos IV y IX, Pamplona guarda con celos su historia y, sus bellezas, pero esta ciudad “alma de la tierra de los vascones”, lo que mas le populariza en el resto de la geografía española y en la universal son sus fiestas de San Fermín[1]

Su fama mundial es un fenómeno reciente, vinculada también a la difusión que les dio el escritor Ernest Hemingway mediante su obra Fiesta. Su fisonomía actual, cosmopolita y multitudinaria, es el resultado de una lenta evolución histórica de orígenes medievales.

Todo comienza con el cantico al santo de cada día acelerado tono en el que los “mozos» participantes le imploran bendición: “A San Fermín pedimos por ser nuestro patrón, nos guíe en el encierro dándonos su bendición”. EL previo chupinazo en la Plaza del Ayuntamiento y la declaración: Pamploneses, Pamplonesas, ¡Viva san Fermín! Gora san Fermín! da el pistoletazo de salida.

La manada al disparo de salida traza el recorrido completo en unos cuatro minutos de media, a unos 25 km/h, arrollando consigo a una manada de corredores que crece año por año, y que galardonados balcones sirve de atalaya a los acomodados espectadores del espectáculo, de sudor y sangre que les espera.

Hollywood ha estado presente de una u otra forma en la fama mundial del espectáculo. Bien en las figuras singulares de sus películas, The Sun Also Rises – (Fiesta, 1957) basada en la novela de Hemingway (1899–1961), fue filmada en Morelia por Henry King con los actores Ava Gardner y Tyrone Power, haciendo alusión a los Sanfermines o la más reciente del Día y noche de 2010, protagonizada por Tom Cruise y Cameron Díaz, sitúan los encierros de San Fermín por las calles de Sevilla. El rodaje de dichas escenas se hizo entre Cádiz y Sevilla.

Cada año mas rápidos, con mayores medidas de seguridad, un puesto de urgencia medica cada 50 metros del recorrido de 875 metros, y cada vez mas gente y, mayor temeridad de los corredores participantes que, sin preparación física previa, algunos pasados de kilos y/o años, arriesgan sus vidas y crean las escenas morbosas del pánico colectivo que tanto atrae a las noticias de la prensa amarilla.

Pero seguiremos creciendo y aumentando las cifras de insensateces y temeridades, sin estadísticas históricas, para no abrumar.

Referencias:

[1] San Fermín de Amiens (Pamplona, c. 272-Amiens, 25 de septiembre de 303) fue un santo y mártir legendario, así como misionero cristiano, primer obispo de Amiens, cuya iglesia mandó construir. También es considerado, por tradición oral, como primer obispo de Pamplona aunque no hay constancia documental sobre ello e, incluso, se cuestiona si existió.