La IA o el desafio del siglo…

MIS IMPRESIONES SOBRE EL LIBRO

 LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL O EL DESAFIO DEL SIGLO

Anatomía de un antihumanismo radical


de Eric Sadin

Caja Negra Editora – ISBN 978-987-1622-86-3

SINOPSIS

La hipótesis de este libro clave es que la causa (y no la consecuencia) de la pregnancia del fenómeno de la inteligencia artificial es un cambio de estatuto de las tecnologías digitales: de ser prótesis acumulativas e intelectivas –porque permiten el almacenamiento, la indexación y el tráfico veloz de información–, han pasado a ser entidades de las que se espera que enuncien una verdad a partir de la interpretación automatizada de situaciones. Bajo un arco de formas que van de las más amables (sugerencias de compra, de movimientos) a las más coactivas (clasificación e indexación de los humanos para incluirlos/excluirlos de ciertos beneficios y derechos), en áreas relacionadas con la vida social general (la economía) o en otras que rozan la intimidad del individuo (la evaluación médica sobre su propio cuerpo), la inteligencia artificial propone diagnósticos que se suponen superiores a los humanos porque parten del manejo y correlación de datos imposibles de realizar por un individuo. Así, gracias a este poder de enunciar una verdad que los humanos no podemos ver, la tecnología deja de ser protésica para devenir antropomórfica. La autonomía de decisión de los sistemas de inteligencia artificial termina de cerrar el círculo de este cambio radical, enfrentándonos por primera vez con el estadio del tecno-logos de la técnica: no un logos sobre la técnica producido por los humanos sino humanos modelados por una técnica capaz de producir discurso o verdad. En este nuevo régimen, sin réplica posible, se juega la vocación humana primordial de habitar el mundo.

MIS IMPRESIONES

En unos de los libros de Eric Sadin, el califica la Inteligencia Artificial (https://es.wikipedia.org/wiki/Inteligencia_artificial) como el “superyó del siglo XXI” y le valora como: “La inteligencia artificial tiene una triple facultad: Poder detectar situaciones de todo tipo; formular soluciones y la capacidad de manifestar autonomía decisional”. Ahora en este nuevo libro precisa los conceptos que desde su óptica de filosofo le merece este “antihumanismo radical” o la “alétheia[1] algorítmica” como le define.

Éric Sadin señala a la “alétheia algorítmica” como usurpadora de nuestra existencia tiene apenas una década de vida y representa el “cambio de estatuto” a través del cual los sistemas computacionales fueron investidos con el poder de enunciar la verdad.

Esa potencia aletheica (que los pensadores griegos clásicos distinguían como el poder o la aptitud para referirse a la brecha entre la “realidad de los hechos” y su apariencia) consagró un modo del decir y el pensar en el que un cada vez más poderoso paradigma de la inteligencia artificial modela el mundo y lo que puede (o no) decirse sobre él. Sadin ve en ese giro epistemológico del intento de trasladar a las máquinas las aptitudes humanas que dotaban de sentido a ese mismo mundo.

Considera el autor, que cualquier menoscabo sufrido por la humanidad en su capacidad de juicio sobre las condiciones de su propio devenir supone, necesariamente, una alteración del equilibrio ético que definió la interacción entre los hombres y las máquinas desde los tiempos de la primera Revolución Industrial.

El nuevo orden de la “eficiencia” o lo “mejor administrado” —en el que las máquinas aparecen dotadas para diagnosticar las condiciones óptimas de la vida humana incluso con mayor precisión que los propios portadores de esa vida— hace que el fin del humanismo equivalga a la supresión total de la capacidad de errar propia del sujeto ilustrado.

El pensador francés plantea que la IA es una revolución que genera dudas sobre el futuro de la autonomía individual. “No es la raza humana lo que está en peligro, sino la figura humana, en tanto dotada de la facultad de juzgar y de actuar libremente y a conciencia”.

Siri[2], Alexa[3] o el Google Assistent[4] aparecieron hace una década para facilitarnos la vida: utilizando inteligencia artificial y gracias a técnicas de procesamiento del lenguaje, los asistentes personales de voz ofrecen respuestas o ejecutan comandos de los usuarios. Hoy los chatbots[5] (“¿en qué puedo ayudarte hoy?”) pueden responder preguntas más complejas y realizar tareas más sofisticadas, con una rapidez asombrosa. En poco tiempo, pasamos del capitalismo de la vigilancia al de la “administración del bienestar”, dice el filósofo francés Eric Sadin.

JACA – Santander, marzo de 2024

Referencias:

[1] Alétheia es el concepto filosófico que se refiere a la sinceridad de los hechos y la realidad. La palabra significa ‘aquello que no está oculto, aquello que es evidente’, lo que ‘es verdadero’. También hace referencia al «desocultamiento del ser».

[2] Siri es una inteligencia artificial con funciones de asistente virtual a veces con su propia personalidad para iOS, macOS, tvOS y watchOS.

[3] Amazon Alexa, o simplemente Alexa, es un asistente virtual desarrollado por Amazon, utilizado por primera vez en el altavoz inteligente Amazon Echo.

[4] El Asistente de Google es un asistente virtual desarrollado con Inteligencia artificial por Google que está disponible principalmente en dispositivos móviles y domésticos inteligentes.

[5] Un chatbot es un programa informático que utiliza inteligencia artificial (IA) y procesamiento del lenguaje natural (NLP) para comprender las preguntas de los clientes y automatizar las respuestas a dichas preguntas, simulando la conversación humana