Acierto y error…

¿SE EQUIVOCAN LOS EXPERTOS?

En uno de los artículos de opinión del Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, en New York Times[1], hacia un análisis sobre la credibilidad de los pronósticos económicos y las tendencias del mercado financiero-bursátil, en un año tan lábil, como fue el 2023. Le leo con cierta frecuencia, aunque no soy economista, por simple interés de permanecer informado con ciertos márgenes de error en las apreciaciones que podemos sacar de esas cifras y dictámenes los no expertos. Es cierto que las predicciones económicas son como las astrológicas, donde las estrellas inclinan pero no obligan”.

¿Qué tan asombrosa ha sido la economía en 2023 ?, se pregunta el premio Nobel, en uno de sus últimos artículos y, comenta: “Tan recientemente como en marzo, el comité de la Reserva Federal que fija la política monetaria proyectó que terminaríamos este año 2023 con un desempleo del 4,5 por ciento y con elcentropreferido de la Reserva Federal, medida de inflación que se sitúa en el 3,6 por ciento. La semana pasada, el mismo grupo proyectó un desempleo de fin de año de sólo el 3,8 por ciento y una inflación subyacente de sólo el 3,2 por ciento. Pero en realidad las noticias son incluso mejores, porque esa última cifra es la inflación para todo el año; Durante los seis meses que terminaron en octubre, la inflación subyacente se mantuvo en 2,5 por ciento, y la mayoría de los analistas que sigo creen que cuando los datos de noviembre lleguen a finales de esta semana, mostrará que la inflación se reducirá a alrededor del 2 por ciento, que es el objetivo a largo plazo de la Reserva Federal”. Expresiones que se enfocan a subrayar los cuestionables aciertos de algunos expertos en sus predicciones.

Habla e introduce aspectos históricos cuando dice: “Hace aproximadamente una década, algunos economistas y formuladores de políticas insistieron en que recortar el gasto público en realidad aumentaría el empleo, al inspirar una mayor inversión; Me burlé de esta opinión, que resultó totalmente errónea, considerándola una creencia en el Hada de la Confianza. Lo que estamos viendo ahora podría llamarse creencia en el Hada de la Credibilidad.

Siempre he considerado las predicciones geológicas con respecto al comportamiento de una capa sedimentaria del pleistoceno, como las de los economistas, porque ninguna de ellas están respaldada por la evidencia. Unos y otros, hablan de posibles conductas y resultados. Un economista dice “pero la recesión parece un riesgo mayor que el resurgimiento de la inflación”. Y después, geólogos o economistas, se resisten a admitir que se equivocaron en la historia del comportamiento del pliegue geológico unos o de la inflación otros.

El problema radica en saber admitir que nos equivocamos, como advierte Krugman en su artículo.

Santander, 25 de enero de 2024

Referencias:

[1] https://www.nytimes.corn/2023/12/ 18/opinion/inflation-economists. html